La tecnología, una aliada histórica y de futuro para las mujeres

3BD4D3D1-7702-4DA1-82FD-17F236288A81

Imagínate cómo sería tu vida si tuvieras que lavar la ropa a mano, fregar el suelo de rodillas, hacer tu propio jabón… Quizá no lo hayas pensado, Mamitech, pero la tecnología nos ha salvado la vida en muchos sentidos. Principalmente, porque gracias a ella, hemos tenido algo fundamental: tiempo para pensar.

La tecnología, la aliada histórica de las mujeres

Darse cuenta de que el orden o la estructura de tu vida no responde a razones naturales es el primer paso para cambiar. Durante mucho tiempo, el espacio de las mujeres ha sido el del cuidado de la casa y los niños. No era una opción. Y en gran parte de ese tiempo, las tareas del hogar eran tan tediosas y sus procesos tan largos, que, al terminar, solo teníamos ganas de descansar. Como si fuéramos un robot de esos a los que tanto tememos, despertábamos y trabajábamos. Sin tabernas ni casinos donde conversar e intercambiar ideas. Aceptábamos esta realidad sin cuestionarla, simplemente porque es imposible cuestionar aquello sobre lo que no se piensa
Sin embargo, con la tecnología y con la llegada de las fábricas a las ciudades, los procesos se acortaron y aparecieron los trabajos fuera de casa. Tener nuestro propio dinero, la necesidad de aprender a leer para trabajar, entrar en contacto con otras mujeres que sufrían las interminables jornadas en casa y en la fábrica produjo la sensación de que había algo que nos unía, algo que nos igualaba: éramos mujeres. Y como tales, teníamos unas dificultades que solo nos afectaba a nosotras, teníamos menos oportunidades y menos derechos.
Nuestra dedicación a la familia no se valoraba y nuestras ideas no se apreciaban. Ni siquiera nuestros cuerpos se tenían en cuenta para algo distinto. De hecho, los ingenieros diseñaban las instalaciones de las fábricas sin tener en cuenta la forma y y necesidades de nuestros cuerpos.Aun cuando se trataba de entornos muy feminizados. Los ingenieros no se imaginaban a las mujeres como obreras, sino como amas de casa. Si los electrodomésticos se adaptaban a nosotrosas, para el resto de herramientas, tenían un cuerpo masculino en mente

La importancia de pasar a ser usuaria a diseñadora

Teniendo en cuenta esto, que la tecnología nos ha dado tiempo, pero que en muchos casos, no ha estado pensada para nosotras por no habernos considerado como un indoviduo pleno, ¿Cómo sería si el trabajo feminizado fuera precisamebte el diseño de dispositivos y la innovación?
Es posible que los resultados variaran mucho. Para empezar, se prestaría mucha más atención a nuestras ideosincrasias, ya que todas seguimos teniendo un sinfín de experiencias que nos únen. Pero, por otro lado, es probable que las nuevas patentes fueran más humanas.
A los hombres se les educa para la productividad y la acumulación. A nosotras, para mejorar la vida de los demás. Esta diferencia se nota en el mundo laboral. Tanto en el trato con las personas como en las expectativas puestas en los resultados.A nosotras, nos importa que nuestro trabajo sirva para algo más que ganar dinero. Preferimos que tenga un impacto positivo en nuestro entorno.La rentabilidad no es lo único que cuenta.
Estos valores se vuelcan también en eñ diseño de dispositivos móviles, de software, de aparatos para el diagnóstico, cajeros automáticos… Porque en cualquier acto creativo, esta presente nuestra historia.
Evidentemente, no estoy diciendo que seamos cuidadoras por naturaleza y para siempre. Lo que sí estoy diciendo es que esa función en la que nos han encerrado puede servir para liberarnos y para construir un mundo más humano, donde la rentabilidad sea compatible con la sostenibilidad. Con el ser humano y la naturaleza en el centro, equilibrando la balanza.

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR