Sally Ride, la primera lesbiana astronauta, ya es un personaje Lego

sally-ride-primera-lesbiana-astronauta-LEGO
“¿Qué quieres ser de mayor”, pregunta la tía a su sobrina de diez años, “astronauta”, contesta la pequeña. Si hoy somos testigos de una escena como esta, no nos extrañaría. Una conversación normal en un día normal, ¿qué pensarías si te dijera que esta conversación se produjo en los años 60? Esto ya sí nos parecerá curioso, ¿n0? No sabemos cuántas niñas de aquella época disfrutaban, o tenían contacto, con la ciencia y cuántas aspiraban a hacer de la física su profesión, pero lo que sí sabemos es que Sally Ride los soñó, lo luchó y lo consiguió, Mamitechs. Contra todo pronóstico, lo hizo. Además, utilizó el primer brazo robótico en el espacio de la historia. Sus logros fueron tan significativos que Lego ha fabricado una muñeca basada en ella para su colección Lego NASA Women, ¿quieres saber su historia?

La primera astronauta lesbiana que llegó al espacio

sally-ride-primera-lesbiana-astronauta

Seis años después de la Segunda Guerra Mundial, un matrimonio de origen noruego tiene su primera hija, Sally. La pequeña Sally pronto destacó en dos áreas: las ciencias y en el tenis. Gracias a este último, obtuvo la financiación necesaria poder cursar sus estudios secundarios y universitarios. Nosotros estamos acostumbrados a dividir a las personas en “de letras” y “de ciencias”, pero los verdaderos humanistas son aquellos que saben de todo y Sally era una de ellas. Por eso, se graduó en Inglés en el college de Swarthmore y después pasó a Stanford, para estudiar Física. Cuando terminó, continuó estudiando una serie de másteres para especializarse en Astrofísica.

Pero las crisis históricas siempre son beneficiosas para las mujeres. Los años 60 estuvieron marcados por la Guerra Fría y lucha por conquistar el espacio, la Guerra de las Galaxias. Así, EEUU se lanzó a esa carrera con el afán de hacer acopio de los mejores cerebros del país, incluyendo aquí a personas negras y mujeres. Por ello, la NASA publicó un anuncio en el periódico en el que se convocaba a quienes desearan trabajar en el programa espacial. Sally Ride vio en él la oportunidad que estaba buscando, la oportunidad de poner en práctica todo lo que había aprendido. Una vez más, lo consiguió.

Así, tras trabajar como comunicadora de cabina en diferentes vuelos, en 1983 consigue participar en la misión STS para convertirse en la primera mujer americana en viajar al espacio. En este momento, aún estaba en un matrimonio que duró 5 años y a partir del cual, su vida privada entró en la invisibilidad propia de las mujeres lesbianas. Más tarde, pasó 343 horas en las estrellas, a bordo del Challenger. Con un tercer vuelo previsto, en 1986 se produjo un accidente en el Challenger. Sally formó parte del equipo de investigadores.

Esta experiencia sirvió para que se abriera paso en el mundo de la investigación, en el Centro Internacional para la Seguridad y Control de Armamentos de Stanford, y a la docencia, en la Universidad de California. En este sentido, su pasión por la enseñanza provocó que se entregara a la producción de libros de divulgación científica: la física debería estar al alcance de todo el mundo.

Por todos estos logros, Lego la ha incluido en su lista de personajes.  Para celebrar el día mundial de la Mujer, lanzó una colección llamada Women NASA, donde se encuentra Sally Ride, junto con Katherine Johnson, Nancy Grace Roman, Margaret Hamilton y Mae Jemison. Para diseñar esta colección, Lego imitó un poco a la NASA y organizó un concurso, del que resultó vencedora  Maia Weinstock, una autora de ciencia ficción.

Gracias a juguetes como estos, los pequeños, niños y niñas, tendrán casi por primera vez noticias sobre mujeres con carreras profesionales exitosas, distintas a la de ama de casa. Además, jugando con ellas aprenderán a ponerse en su lugar y a normalizar la presencia de mujeres en todos los ámbitos. Por ende, en este caso estamos hablando de una fémina que, amén de ello, también es lesbiana, circunstancias que nos podría servir para que se acerquen a la diversidad afectivo-sexual y normalizarla.

 

 

 

 

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR