Descubre las baterías externas inalámbricas para móviles

baterías-inalámbricas

En la lista de regalos que propusimos para el Día de la Madre, incluímos las baterías externas inalámbricas. Algunas de nuestras Mamitechs, encontraron muy interesante este producto y nos pidieron que habláramos un poco más de ellas. Como sabéis, vuestros deseos son prioridad para nosotras, así que, sin dilación, me puse a investigar en profundidad sobre el tema, para explicaros cómo funciona, y cuáles son las ventajas y desventajas de las baterías externas inalámbricas.

Para empezar, tienen las ventajas de todos los gadgets inalámbricos. No sé si a vosotras os ha pasado alguna vez, pero yo en más de una ocasión me he visto metiendo la mano en el bolso para cargar mi móvil, jovial y orgullosa de estar a la última en tecnología, para darme cuenta de que me había dejado el adaptador en casa. De hecho, así fue cómo me pregunté si esta herramienta existía y ¡Sí! Así, he eliminado otro cable más de mi bolso y, lo que es mejor, ya no tengo que estar pendiente de acordarme de él. En una vida como la nuestra no tener que prestarle atención a algo es un lujo, ¿verdad?

Cómo funcionan las baterías externas inalámbricas

En primer, lugar tenemos que precisar que solo los terminales más actuales vienen preparados para este tipo de carga. No obstante, existen adaptadores muy fáciles de colocar. Solo tienes que abrir el teléfono y colocarlo sobre la batería. En segundo lugar, existen baterías externas inalámbricas universales, así como las propias de cada marca. No obstante, siempre es preferible optar por estas últimas, ya que sus diseñadores conocen a la perfección el funcionamiento de los smarthpones de su empresa.

Estas funcionan por inducción electromagnética. Por ello, solo tienes que colocar tu teléfono sobre el cargador para que este comience a alimentarse. El único inconveniente que presenta es que tiene que estar en una superficie plana. En mi caso, aprovecho las comidas y las reuniones para cargar. De hecho, una de las razones por la que estoy más contenta es por poder usarlo durante las reuniones. Tengo muchos datos en este dispositivo, así que me viene genial tener esta base donde colocarlo, consultar un dato, y volver a situarlo allí para continuar cargándolo. Así, puedo trabajar, sin poner en riesgo la autonomía del dispositivo.

Evidentemente, en algún momento se necesita la corriente eléctrica. El cargador tiene un puerto mini usb, con el que lo vinculamos a la electricidad. Así, si hacemos esto antes de salir de casa, disfrutaremos de hasta 4000 miliamperios para cargar nuestro móvil fuera de casa, sin necesidad de cables. El único inconveniente de las baterías inalámbricas es que necesitas una posición estática para usarla. Sin embargo, con las que tienen cable, puedes alimentar el terminal mientras caminas y te desplazas de un lugar a otro.

Si eres una persona activa y proactiva en el uso del teléfono móvil, las baterías externas inalámbricas son muy útiles. Tanto si estás descansando en el sofá y quieres tener el dispositivo a tu lado, como si comes fuera o estás en un reunión de trabajo o en una actividad familiar, el proceso de carga se simplifica. Asimismo, también los preparativos son más sencillos, ya que eliminas elementos que incluir en tu maletín o bolso. Y si eres de las que piensa que “persona precavida vale por dos”, también puedes llevarlo contigo, por si se queda sin carga.

 

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR